ASTURIAS WALKS, Rutas de Senderismo Guiadas por Asturias

Descubre el patrimonio Natural y Cultural de Asturias de la mano de un Guía Oficial de Turismo

dav

Traducción del artículo publicado en la revista alemana DAV que podeis ver en el siguiente enlace en su idioma original (ALEMÁN)

https://www.alpenverein.de/dav-services/panorama-magazin/wandern-in-asturien_aid_31206.html

Desde la Costa Verde del Atlántico por el Parque Natural de Somiedo a los escarpados Picos de Europa: Asturias es un Paraíso Natural con una maravillosa diversidad – con otros tantos destinos distintos de senderismo.

Muy temprano por la mañana nos ha venido a buscar Gloria Lana. En la oscuridad uno adivina de todas maneras lo empinado y expuesto que son los estrechos caminos de montaña, sobre los cuales anda rápidamente hacía allí, como si nunca fuera a venir tráfico en contra. Lo que de hecho rara vez sería el caso. Al final del valle alto, en las arcaicas casas de piedra del poblado Perlunes, vive solo una poca gente de continuo. Mientras la primera luz del día roza los más altos cumbres, caminamos con paso firme sobre una colina por encima del pueblo. De prisa monta Gloria el trípode con el telescopio del grosor de un brazo. Ya no tenemos tiempo opina la enérgica bióloga. Improbable que hoy aún veremos osos.

Glorias tierra natal, el en 1988 declarado Parque Natural de Somiedo, es el más viejo de España y desde el 2000 Reserva de la Biosfera. La tan alejada como poca poblada región en el suroccidente de Asturias es un espacio vital ideal para la populación más grande del oso pardo
en la Península Ibérica. El paisaje está marcada por hasta 2100 metros altas peñas, capricho- samente erosionadas, extensos bosques de robles y hayas, pastos y lagos de montaña. Lo que es naturalmente también para excursionistas un terreno atractivo.

Ningún problema, asegura la guía local certificada. Acercarse demasiado a uno de los osos esquivos en un camino señalizado es casi descartado. Zonas sensibles del Parque son cortados para los turistas.

Algo se mueve en la pendiente de enfrente. Un magnífico venado. Más arriba se mueven rebecos. En el pálido cielo matinal circulan águilas. Numerosas especies de animales pueblan las zonas altas solitarias: entre ellos jabalíes, lobos, gato montés, urogallo y buitres. En el foco
de los visitantes están sin embargo los casi 200 osos pardos. Durante vuelta hacía el valle pasamos varias veces grupos que miran fijamente en telescopios al lado de la carretera. A Gloria le da pena, que mucho sólo viajan desde lejos por los osos. Hay aquí realmente más por descubrir.

Un semejante conjunto armonioso de un paisaje cultural surgido tras siglos y una naturaleza dejada a si misma como en Somiedo escasea en una Europa extensa de concentración parcelaria. En los pastos altos llamados ‘brañas’ pasta el ganado vacuno de la raza autóctona
‘Asturiana de los Valles’. Los animales son hoy en día atendidos desde el valle, el alojamiento tradicional para pastores y ganado se mantiene sin embargo todavía intacto.

Y así uno se tropieza por el camino cada vez de nuevo con estas originales cabañas de piedra, cubiertas con escoba o xiniesta seca, los Teitos. Naturalmente sabe Gloria donde se puede encontrar los más bonitos de ellos. Por un sendero de pastores con muchas vistas nos lleva a Braña Mumián. En una hondonada de prados, con parcelas separadas por viejos muros de roca, contamos una buena docena de las desgreñadas moradas. Un escenario, como si el tiempo se hubiera parado, y en cualquier momento podrían Asterix y Obelix doblar la esquina.

Los alrededores fantásticos hacen tener ganas de más: la excursión a los lagos en el Valle de Lago más atrás, el camino alto hacía las Brañas por el Vall de Saliencia. Más tiempo que planificado quedamos en Somiedo, y sin embargo demasiado poco. Osos no han cruzado
ninguno de nuestros caminos al fin y al cabo. Lo que no tiene que ser por la fuerza un perjuicio.

Donde Asturias choca con el Atlántico, incluso gente con la intención ”tan pronto como sea posible en las montañas” se ve obligada a hacer una pausa.Paisaje verde interior, espectaculares acantilados carcomidos por viento y olas, ensenadas encantadoras con playas de finas arenas y pintorescos pueblos de pescadores. Con razón la Costa Verde está considerada por los que saben como la costa más bonita de España.

Colonias de tumbonas de playa y hoteles grandes no se encuentran. Pero algunas ocasiones de atarse los cordones de las botas de montaña. Por una etapa de la Senda Costera E9 paseamos entre monte bajo despeinado por el viento manchas de prados y karst desde la Playa de Vidiago en dirección Llanes. ...

Texto: Birgit Antes
Fotos: Antes & Antes